La lepra, ¿asunto del pasado?

Dra Marelis Martín - PalmaSno

Palma Soriano.- A través de los siglos la enfermedad conocida como lepra ha sido fuente de misterio y preocupación para buena parte de la humanidad.

Las tristes huellas físicas y mentales dejadas en quienes la padecieron, incluida la muerte, ha condicionado una conducta de espanto hacia este mal y sus víctimas. Por otro lado, muchas personas ven el tema como algo que pertenece al pasado y de lo cual no hay que preocuparse en el presente.

Debe saberse que cada año en el mundo se reportan cerca de un cuarto de millón de nuevos casos; y aunque la efectividad de los actuales tratamientos ofrece garantías, muchas veces no se diagnostica a tiempo la temible patología. A propósito de la Jornada por el Día Mundial Contra la Lepra que se desarrolló en el municipio santiaguero Palma Soriano, conversé con la Doctora Marelis Martín Jiménez, subdirectora del Centro de Higiene y Epidemiología de este terruño del oriente cubano.

La especialista señaló que “aunque en el territorio no existe una alta incidencia de la enfermedad, se mantiene una estricta vigilancia como parte del Programa Nacional Contra la Lepra. Esto se lleva a cabo en las 5 áreas de salud con que cuenta el municipio, donde desde la atención primaria se detectan los posibles casos y se someten a los exámenes indicados para llegar a un diagnóstico veraz”.

La Doctora Marelis Martín Jiménez explicó que “ante cualquier síntoma debe acudirse de inmediato al facultativo. Estos pueden ser: manchas en la piel oscuras o claras, acompañadas muchas veces de pérdida de la sensibilidad en la zona afectada; también sensaciones de calambre; nódulos en cualquier parte del cuerpo; caída del bello corporal; y obstrucción nasal. La lepra puede confundirse con otras patologías, por lo que lo más recomendable es someterse al examen específico que existe para detectar la enfermedad”.

La especialista acotó que existen numerosos criterios sobre las vías de transmisión de la lepra, provocada por el contagio con el microorganismo conocido como Mycobacterium leprae. Pero es notable destacar que por el extenso período de incubación del bacilo, una persona puede tener contacto con otra que padece la enfermedad, y los síntomas de contagio pueden aparecer en un año, pero igualmente pueden demorar hasta 20 años.

Sin embargo, “hay tres verdades sobre la lepra que las personas deben conocer- afirma la doctora Marelis. Todas estas verdades solo son posibles si el afectado sigue rigurosamente el tratamiento médico orientado. Estas realidades son las siguientes: que con tratamiento la lepra tiene cura, no provoca deformidades, y deja de ser transmisible a otras personas”.

Es evidente que la lepra no es un asunto del pasado. Pero el diagnóstico temprano de la enfermedad, unido a un tratamiento riguroso, puede hacer que sus terribles consecuencias sean evitadas.