Por el Congreso obrero de cada día

trabajadores-salud

Palma Soriano.- El proceso político-sindical emanado de la Convocatoria al Vigésimo Primer Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), abre el camino para una etapa donde la reflexión y las acciones concretas deberán conjugarse más que nunca, en aras de desarrollar y actualizar el socialismo cubano, como tarea estratégica para el movimiento sindical.

Dicho proceso orgánico transcurrirá durante todo el año 2018, y abarcará, entre otras misiones, la realización de las asambleas en las secciones sindicales y las conferencias municipales y provinciales de la CTC. La hora es crucial. En medio de condiciones económicas adversas, y un clima internacional hostil, caracterizado por la voracidad imperialista, los trabajadores cubanos nos vemos ante el deber de marchar unidos, asumiendo con total responsabilidad y entrega la meta de construir una sociedad más justa y equitativa.

Por eso, es tiempo de hacer un alto en las palabras e ir directamente a la acción. El debate solo será válido, como expresó José Martí, cuando lleve detrás “un corazón limpio y entero”, que esté genuinamente comprometido con la justicia, la verdad, y que pueda llevar al hecho todo pensamiento renovador.

Por demàs, la Convocatoria al XXI Congreso de la CTC, que se desarrollará en la capital cubana en enero de 2019, llama a la clase obrera a “reforzar la eficiencia, la calidad de las producciones y los servicios, su exportación y la sustitución de importaciones, favorecer la elevación de la productividad, potenciar el ahorro y luchar denodadamente contra las manifestaciones de robo, ilegalidades y corrupción que tanto daño hacen”.

Cada una de esas pautas se materializa en el desempeño cotidiano de los trabajadores. De igual modo, la convocatoria insiste también en el fortalecimiento del “amor al trabajo, a elevar a planos superiores la batalla por la disciplina laboral y tecnológica, la exigencia por el cumplimiento del deber, el sentido de la responsabilidad y a su aportación en el cumplimiento de la misión asignada a cada colectivo laboral”.

La Convocatoria al Vigésimo Primer Congreso de la CTC debe motivarnos a un quehacer más activo desde la base, que repercuta en el aporte de cada obrero a la sociedad y a sí mismo. Aquí también se incluye el accionar de cada sección sindical, con énfasis en la atención y seguimiento a las inquietudes de los trabajadores. La hora crucial que vivimos exige un movimiento obrero cada vez más organizado, influyente y capacitado.

Los ecos de la Convocatoria al Congreso resuenan ya entre los trabajadores del oriental municipio Palma Soriano. El llamado es al perfeccionamiento creciente de todo lo construido hasta la fecha, su actualización, y lograr que ese elevado pensamiento tenga un efecto palpable en la cotidianidad de cada centro laboral.