El Hombre de la Esperanza

hombre

Palma Soriano.- El Hombre de la Esperanza, es el modelo de hombre que espera contra toda esperanza, que busca y construye fraternidad, lucha por la solidaridad y la justicia, mira más allá de si mismo y trabaja porque el poder no sustituya al amor. En la historia de la humanidad son recurrentes: Mahadma Ghandi, Nelson Mandela y otros. Cercano a nuestra vida cotidiana, con un legado incontable: Fidel.

El Hombre de la Esperanza, es aquel que, a pesar de la oscuridad, de la muerte y de la desolación, se abre a la alegría e intenta ser luz en la oscuridad. Sabe que tiene el triunfo al alcance de la mano, aunque parezca imposible. El ve y siente no el triunfo del poderoso que domina, sino el de la normalidad, de lo corriente, de lo simplemente humano.

El Hombre de la Esperanza, puede ser usted o yo y buscar el éxito de nuestras vidas por estos sitios bordeados de palmeras y tocororos, al borde de este caribeño mar, donde están todas esas riquezas que llamamos frescura del alma, agilidad para soñar y así disfrutar de este paraíso tropical, en el cual a veces no nos damos cuenta que vivimos… y también para resaltar, por qué no, las indudables virtudes que pueden tener otras personas.

Algunas características del Hombre de la Esperanza:

- Tiene paciencia ante la adversidad y el ánimo de las personas entusiastas.

- Estimula el pensamiento ante el infortunio y mantiene el ánimo de las personas entusiastas.

- Estimula el pensamiento de autenticidad en su actuar de plenitud y libertad, a partir de la amistad, la sinceridad, la honestidad y la dignidad humana.

- Valora mucho la comprensión, las enseñanzas positivas, la seguridad y el amor que brinda la familia.

- Posee voluntad tesón, firmeza y cree en lo trascendental.

- Es profundamente espiritual, tiene sentido del honor, es amistoso, comunicativo, alegre, reflexivo y emprendedor.

- El conoce el perfume de las rosas, la gracia de la sonrisa y el rumor de las olas del mar.

- En la puesta de sol, El Hombre de la Esperanza, se viste de luces, para asistir en la noche al desfile de las estrellas.

- El piensa que, si las flores pudieran hablar, las palabras tendrían perfume, para comunicar el amor y los valores humanos.

El Hombre de la Esperanza es aquel que aprende a decir a ejemplo de Martí: “Hijo espantado de todo, me refugio en ti. Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud y en ti”.

Seamos todos Hombres y Mujeres de la Esperanza!