Adolescentes: todo un desafío

Adolescentes: todo un desafío. Imagen tomada de Internet.

Palma Soriano.- Ella o él se miran frente al espejo. Ya no son niños, no solo lo indica el cambio de sus cuerpos, sino también los sufrimientos del primer amor, esa rebeldía que los hace querer hacer cualquier cosa o una constante sensación de sentirse incomprendidos.

Pero no es una enfermedad. Usted debe comenzar a reconocer cuando su niño o niña vaya entrando en la adolescencia, etapa compleja y difícil, donde la familia debe jugar un rol protagónico.

Es muy frecuente encontrarnos con anticuados prejuicios que siguen limitando a muchas personas con respecto a la orientación en este período. Y es justamente cuando el adolescente más necesitará de consejos, de las tan necesarias y muchas veces evadidas, charlas sobre sexualidad, o simplemente de alguien que satisfaga esa incesante curiosidad sobre las transformaciones de su organismo.

Pero además se puede ser creativo. Tan solo una vez siéntese a escuchar la música que él o ella escuchan, si se sienten decepcionados en el amor evite decir: te lo advertí, cambie esta frase por un: te comprendo. Lo más importante: usted también atravesó esa etapa.

Conoce bien la tormenta de sentimientos y sensaciones que se experimentan. No deje de ser exigente, pero sin caer en extremismos. No deje de regañar lo mal hecho, pero no humille.

Un adolescente en casa es todo un desafío, mas, el éxito de convertirlo en un joven maduro y útil a la sociedad, dependerá de la perseverancia y paciencia de todo el núcleo familiar.