Cumpleaños 103 del coloso palmero

Cumpleaños 103 del coloso palmero. Imagen de archivo Radio Baraguá.

Palma Soriano.- En medio de una zafra azucarera ineficiente, aquejada mucho más por la falta de organización y entrega, que por la ausencia de algunos recursos, el Central Azucarero Dos Ríos cumplió este 9 de enero, 103 años de su puesta en marcha.

Bajo el nombre de Central Palma, teniendo como accionista principal al entonces presidente de la República Mario García Menocal, inició molienda la industria azucarera de la tierra del Cauto, marcando de esta forma, el fin de todos los trapiches del territorio.

Fue una inversión de primer nivel, siendo de los primeros electrificados en el país, con un moderno molino y centrífugas de nueva generación, que permitieron superar más de 100 mil arrobas de caña triturada cada 24 horas, lo que avizoró el despegue de la que fue primera industria de la economía cubana.

Menos de un mes antes, el 16 de diciembre de 1915, se había fundado el Central Palma, en cuya construcción no trabajó ningún cubano y era producto de la unión de un gran consorcio: Los hermanos Fiol y Federico Sariol, quienes se juntaron con García Menocal y a un costo de 5 millones de pesos –una barbaridad para la época- abrieron paso a la gran industria.

Ya en 1921, cuando la expansión del monopolio yanqui por la Isla y en particular, de las grandes compañías por el Oriente cubano, el expresidente Mario García Menocal, que había calculado el juego, lo vendió a la Dominique Sugar Company, que era subsidiaria de la West Indies.

Salvando la distancia, la explotación -en términos de producción-, más vale que el hoy Central Dos Ríos produjera como lo hizo en aquellos tiempos. De todas formas, buen aniversario.