Tai Chí por la vida

Tai Chí Palma Soriano

Palma Soriano.- Un envejecimiento activo en la población es lo que se pretende lograr en la sociedad cubana que tiene el reto de cuidar a sus ancianos, algo para lo que aún no está lo suficientemente preparada, no porque no sea generosa, todo lo contrario, sino porque le falta conocimiento y condiciones económicas. Pero, mientras se consolidan esas bases materiales, gran parte de los adultos mayores en Cuba se insertan en varias modalidades de bienestar físico y mental. La realización de ejercicios es una de esas opciones.

Murcia Carmen Méndez Garcés, Adela Esther Casanellas Álvarez y Maricel Nieto Almeida, entre otras que tienen todavía mucho que aportar a la sociedad, hablan de las no pocas experiencias vividas con la ejecución del Tai Chí, arte marcial con aplicaciones terapéuticas originario del imperio chino, y cuya práctica está relacionada con la consecución de un mayor equilibrio físico y psíquico.

Cada mañana en el parque infantil “Mariana Grajales”, de la ciudad de Palma Soriano, estas mujeres llenan sus cuerpos y mentes de esa energía necesaria para enfrentar la cotidianidad. Estas palmeras ya jubiladas de sectores como la construcción, cultura y gastronomía tienen buenas razones por las que el Tai Chì se convirtió en el deporte ideal, pues es una forma muy saludable de realizar ejercicio y reporta beneficios evidentes en poco tiempo, además, es apto para toda edad y condición.

El Tai Chì fortalece tanto las extremidades inferiores como las superiores, así como los músculos de la base de la espalda y el abdomen, por eso, todas han dejado atrás dolencias, malestares e inercias desde que se incorporaron al grupo de abuelos y abuelas que realiza ejercicios de este tipo.

La ciencia lo ha corroborado y lo expresan estas palmeras de la tercera edad: la práctica de ejercicios contribuye a retrasar el envejecimiento y a prolongar la vida. Específicamente, la técnica china del Tai Chí reduce el asma, incrementa la fuerza, el equilibrio y la resistencia, pero también, combate el estrés, mejora la movilidad y evita caídas. Para ellas no importa la edad lo que vale es la calidad e intensidad con que se viva.