CMKZ Radio Baraguá

Jueves 24 de Abril de 2014 17:16

Está aquí: Inicio Noticias Recordando el Moncada Oscar Alberto Ortega(Nito), un mártir palmero del Moncada

Noticias

Oscar Alberto Ortega(Nito), un mártir palmero del Moncada

Oscar alberto ortegaNito Ortega nació en Palma Soriano el 21 de Agosto de 1926. En compañía de su madre Aminta Ortega y de su tía Carmen Ortega, crece en un hogar humilde. Sus estudios primarios los cursa en las escuelas Juan Sigas Baró y José Martí. Su primera maestra fue Nordina Aroche, la cual le inculca el amor a la poesía, despertándose en él desde muy joven su vocación por ella, por el ajedrez y la música.

Nito estuvo siempre unido por fuertes lazos de amistad al dentista palmero Pedro Celestino Aguilera, más conocido por Tito. Por esa época Nito trabajaba en la tienda de ropas La Casa Arias, pero debido a su amistad con Aguilera montan un gabinete dental en las minas de Charco Redondo, donde se convierte en ayudante de éste.

Al producirse el golpe de Estado el 10 de Marzo de 1952, Aguilera, quien milita en el Partido Ortodoxo, se da a la tarea, en unión de otros palmeros, incluido Nito, de organizar un grupo que luchara contra la dictadura recién instaurada en el poder. En poco tiempo los revolucionarios extienden su acción a otros lugares como San Luis, Contramaestre, Jiguaní y Bayamo.

En los primeros días de Febrero de 1953 la dirección del grupo hace contacto con Fidel y se entrevistan con él en La Habana Tito Aguilera, Parmenio García y Nito Ortega. Posteriormente lo harían con Abel Santamaría en el apartamento de O y 25, donde reciben instrucciones tanto de Fidel como de Abel acerca del trabajo a desarrollar en el futuro y de la subordinación de los combatientes palmeros a la Generación del Centenario, como era conocido entonces el movimiento encabezado por Fidel Castro.

El 3 de Abril de ese año llega Fidel a Palma y los primeros contactos con los revolucionarios palmeros se efectúan en la calle Lora # 4, donde residía Nito. Ese mismo día, en horas de la noche, se lleva a cabo una reunión en el Bar Topeca, situado en la calle Lora # 401, esquina Corona (hoy Biblioteca XX Aniversario), en la que participan junto a Fidel Pedro Celestino Aguilera, Oscar Alberto Ortega, Parmenio García y Rafael Oliva, así como Raúl Martínez Arará, quien acompañaba a Fidel. En esa reunión que se prolongó algunas horas, Fidel se interesa en conocer el trabajo de captación realizado en Palma Soriano, pero no se habla nada, absolutamente nada, del asalto al Moncada. Fidel duerme esa noche en la casa de Nito y al día siguiente, en unión de éste y Aguilera, se traslada a las minas de Charco Redondo, donde se reunió con los mineros e indagó acerca de las condiciones infrahumanas en que trabajaban los mismos.

A mediados del mes de Julio, encontrándose Aguilera y Nito en la playa de Varadero, reciben allí la visita de Fidel, quien les ordena que se trasladen inmediatamente hacia Palma Soriano y esperen instrucciones. Pocos días después, en la barbería de Zayas - sitio que era punto de contacto de jóvenes revolucionarios – se encontraba Aguilera y llega a dicho lugar Renato Guitart, quien le entrega a éste un cheque y la orden de embarcar urgentemente hacia La Habana. Los jóvenes revolucionarios parten de Contramaestre y llegan a la capital el 22 de Julio, donde reciben un pequeño entrenamiento militar y son acuartelados en distintos lugares de la misma.

Nito sale de La Habana en una de las máquinas con otros jóvenes, pero por un incidente que se produce en la Carretera Central pasa el carro de Fidel, que era conducido por Teodulio Mitchell, quien enviado por Aguilera, a solicitud del propio Fidel, estaba desde el mes de Junio en la capital, donde servía como instructor de los moncadistas por sus conocimientos militares.

Ya en la Granjita Siboney, a la hora de salida hacia el Moncada, Nito es asignado a la escuadra de Oscar Alcalde, junto a Mitchell, participando en el asalto y al darse la orden de retirada regresa nuevamente a la Granjita sin ninguna dificultad. Allí a Armando Mestre se le escapa un tiro de escopeta calibre 22, que hiere a Nito levemente en una pierna. Fidel le ordena a Mitchell que se encargue de éste, que le haga una venda y trate de sacarlo de regreso por la carretera de Siboney.

Más tarde se encuentran con una máquina que lleva ocho combatientes, todavía vestidos de militar. Nito insiste en montar en el auto, pero Mitchell le aconseja que no lo haga y le recomienda a los demás que se dispersen. Finalmente Nito monta y se va con ellos. Aquel automóvil se convierte en una jaula. Poco después son capturados sus ocupantes y asesinados cobardemente.

Posteriormente, el cuerpo de Oscar Alberto Ortega, Nito, es enterrado junto al de Renato Guitart, Abel Santamaría y otros jóvenes atacantes del Moncada, en un nicho del cementerio Santa Ifigenia.
Aminta Ortega, madre del mártir, al encontrarse con Fidel a su salida del Presidio Modelo de Isla de Pinos le pidió que quería llevar los restos del hijo amado para Palma, a lo que Fidel respondió: “No, tu hijo pertenece a la historia de Cuba, ahora yo soy tu hijo”.

Oscar Alberto Ortega, Nito, el mártir palmero del Moncada, fue asesinado por los esbirros de la dictadura, luego de ser capturado ya herido, en la carretera que conduce a la Granjita Siboney.

Muertenitoortega