CMKZ Radio Baraguá

Viernes 25 de Abril de 2014 03:42

Está aquí: Inicio Secciones Periodistas e Intelectuales Cuentan

Visión histórica de la prensa: Lo local en defensa de lo nacional

regeneacion

Palma Soriano.- Desde la segunda mitad del siglo XX, hablar de información implica hablar de un factor que, sin ser todo lo nuevo que se dice que es, ha cobrado una nueva dimensión social, pues, se ha convertido en un elemento capaz de rediseñar la estructura económico-social del mundo actual.

 

La información ha llegado a ocupar un espacio muy importante en la vida de las organizaciones, es la expresión del conocimiento. Por tanto, ese conocimiento que ha sido explicitado y registrado en algún tipo de documento y debe ser  consumido para poder pasar a la acción, el aprendizaje se logra consumiendo información de forma permanente, el consumo de información contribuye a aclarar dudas, a satisfacer inquietudes,  a la adquisición de conocimientos, a elevar la cultura, entre otros.

En este mundo de rápidos cambios  no hay nada que se vuelva obsoleto tan pronto como la información. En casi todos los temas, con excepción quizás de los históricos, las situaciones cambian antes de que los libros puedan escribirse o publicarse. Los libros solos no son suficientes actualmente como fuentes de referencia, si se quieren datos actualizados, hay que suplir los libros por otros materiales. Hay  una serie de temas importantes sobre los cuales se escribe sólo en los periódicos, constituyendo la fuente principal de reportajes y discusiones sobre la política, la ciencia,  la técnica y el reflejo de la sociedad.

 

La imprenta constituye una de las realizaciones técnicas de gran relieve universal, con la aparición de esta, en el siglo XV, se produce un auge en el desarrollo de la información, especialmente en las publicaciones periódicas. La fecha exacta de la invención de la imprenta no se ha podido precisar, por lo que algunos autores la señalan en el año 1440 y otros en 1450.

 

Es difícil conocer la historia de las publicaciones periódicas, su inicio está marcado por la impresión de catálogos de libros, con notas y comentarios críticos de los mismos. Su nacimiento se sitúa en la segunda mitad del siglo XVII, Francia e Inglaterra son los primeros países del mundo en desarrollarla y difundirla. En Francia -en 1665- aparece el primer periódico: el Journal des Savants, Nauvelles de la République des Lettres de Bayle y Mémoires de Trévoux. Por esta misma fecha en Inglaterra comienza a circular el Philosophical Transactions y Acta Philosophica. (1)

Durante los primeros, siglos de implantación del sistema colonial español en los territorios de Hispanoamérica, la Metrópoli prestó mayor atención a los Virreinatos de tierra firme, fundamentalmente, a los de Nueva España (México y Centro América) y el Perú. Lo que justifica una temprana difusión de las producciones impresas, en Paraguay y Guatemala se introdujo la imprenta con posterioridad. Al Caribe insular la imprenta llegó con un mayor retraso. No fue hasta 1723 que se instaló en La Habana el primer taller de impresión conocido. Años después -1734-, el Cabildo de La Habana concedió licencia para el establecimiento de una segunda imprenta. Posteriormente se instalaron otras, en Santiago de Cuba, Matanzas, Las Villas, etc.

Durante este período histórico los impresos respondieron a la necesidad de los habitantes de las ciudades de La Habana, Santiago de Cuba y de la villas como centros regionales, por tal razón el primer impreso conocido  en Cuba fue la Tarifa General de Precios de la Medicina -1723- preparado por el taller tipográfico de Carlos Habré, a partir de este momento aparecieron otros como los producidos por Don Francisco de Paula, el cual tiene en su haber la publicación en 1761  de las Ordenanzas del ejército y más tarde -en 1764- se publicó La Gaceta, primer periódico editado en Cuba, del que no se conserva ningún ejemplar.

 

_______________1.- Paul Ottel y María Dolores Ayuso García: El Tratado de documentación. Ediciones Mundeneaum Palais Mundial, Bruselas, 1934. pág. 143

 

Luego se publicó El Pensador en la imprenta de Don Blas de los Olivos. Bajo el gobierno de Don Luis de las Casas, el 24 de octubre de 1790, aparece El Papel Periódico de La Habana, publicación que despertó  gran interés de los habaneros por las letras, “entonces, según un historiador de la época, se vieron salir profusamente de las prensas, proyectos sobre agricultura, comercio, medicina, educación, policía, filantropía, bellas artes, erección de estatuas…” (2)

Por otro lado en Santiago de Cuba en 1792 se publicaba el sermón del prebístero Félix Fernández de Veranes. Así como en otras imprentas que ya existían hacia el interior del país se publicaban una importante diversidad de documentos informativos, como eran Actas de Cabildo, Ordenanzas tanto reales como las del Gobierno de la Isla, Reglamentos, relaciones de impuestos y Estafetas del Correo y los Padrones censales.

Aunque ya se habían difundido por el mundo los avances experimentados por la Revolución Industrial contribuyendo al desarrollo e incremento del número de las tiradas de periódicos, en Cuba estos adelantos no había tocado en las puertas de sus imprentas, esta era una actividad casi artesana, por lo que dependía  fundamentalmente de la intervención directa del hombre, de la capacidad y experiencias laboral.  Tampoco era frecuente la existencia de profesionales de la prensa, ni se formaban estos en la universidad de San Gerónimo ni en ninguno de los Seminarios que existían en el país, lo que no contribuía al mejoramiento del proceso informativo en estos primeros momentos en que ya se había formado la nacionalidad cubana.

Entre las décadas del 30 y el 40 del siglo XIX es que comienza la introducción de la prensa mecánica en nuestro país, lo que transformó el panorama de las imprentas. La misma  había contribuido de manera destacada al desarrollo de la cultura en nuestro país. De sus talleres habían salido libros, folletos, periódicos,

 

 

 

 

_____________2.- José G Ricardo: La Imprenta en Cuba.  La Habana, Editorial de Letras Cubanas, 1987. pp. 11-30.

revistas y otros impresos de importante significación  en el campo de las ciencias, la técnica, la literatura, el arte, la educación, la historia, el pensamiento político y demás aspectos del saber y la acción de los cubanos.

 

Si durante la época de la Colonia las principales publicaciones periódicas defendían los intereses coloniales como es el caso del periódico La Bandera en Santiago de Cuba; en las primeras décadas de la República neocolonial, importante publicaciones de este tipo estaban al servicio o defendían los intereses del imperialismo norteamericano, de la oligarquía primero y más tarde de la burguesía nacional, tal es el caso del periódico La Marina.

 

A partir de 1925 las condiciones fueron transformándose, las organizaciones progresistas y revolucionarias comenzaron a crear publicaciones periódicas que reflejaban la realidad de la Cuba republicana, los que se utilizaron como instrumento de lucha política e ideológica, y en defensa de la cultura y de la identidad nacional.

Aparece el periódico Hoy que constituyó uno de los primeros voceros que se enfrentó a la prensa imperialista, defendió y orientó a la clase obrera y al campesinado, estimuló a la lucha estudiantil y sus páginas se convirtieron en fuentes de consulta para los revolucionarios. Surge también el periódico Revolución, correspondiente al Movimiento 26 de Julio, el cual desde la clandestinidad supo mantener informado al pueblo de Cuba acerca de la lucha armada. Posteriormente aparecen el Sierra Maestra y El Cubano Libre.

 

El Directorio Estudiantil Revolucionario, que contribuyó con sus grandes batallas a la victoria de nuestro pueblo, también utilizó  las publicaciones periódicas como instrumento de información y orientación al pueblo. A todo lo largo y ancho del país la situación era similar, fueron muchas las publicaciones surgidas en el proceso de lucha, que hoy recogen nuestra historia, por lo que se consideran  documentos de gran valor.

Pero no es hasta 1959 que la imprenta en Cuba se pone al servicio pleno de la sociedad.  Apenas tres meses llevaba en el poder el Gobierno revolucionario, cuando, el 31 de marzo de 1959, hace realidad un viejo anhelo: la creación de la Imprenta Nacional. Era el comienzo de lo que llegaría a ser una de las más formidables tareas de la Revolución Cubana en el campo de la educación y la cultura, sin precedentes en los países de América y en muchos de los del resto del mundo.

Es en este momento que por iniciativa de Fidel, en 1960,  propone que la rotativa de los periódicos se utilice para imprimir libros y sugiere que sea El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes y Saavedra, fue  la primera edición cubana, con 100 000 ejemplares, al precio de  0.25  centavos.

 

 

La prensa palmera en defensa de  lo nacional.

 

Había llegado a su fin la guerra de independencia contra España dejando sus secuelas devastadoras de miserias y angustias en que fue sumido el  heroico pueblo cubano. Simultáneamente con estos nuevos hálitos esperanzadores sujeto a la dignidad y patriotismo de muchos cubanos que se irguieron contra la humillante enmienda que nos impusieran del norte revuelto y brutal, como dijera Martí, la situación imperante se tornaba más traumática en aquellas  poblaciones del interior que sufrieron el crudo rigor de la guerra y la concentración, disponiéndose sus moradores a restañar sus propias ruinas, tal es el caso que nos ocupa.

Palma Soriano, pequeña villa que por aquel entonces contaba con  más de doce mil personas que día a día buscaban su suerte por la calles lodosas y comercios que aún guardaban el orden colonial y donde la otrora aristocracia española- cubana se iba posicionando de lugares privilegiados, despuntando sus ambiciones de poder político económico, carreras que prometían ser prósperas y rápidas.

Es en esos precisos momentos  1899 a 1902, que  hacen su aparición los primeros periódicos locales: El Machete, ¿  ?  La  Tijera, (1899)                        Ecos de Palma (1902) y otros ocho que salen a la luz por años, hasta 1910,  de los cuales el más célebre fue el semanario dominical Murmurios del Cauto.

 

Gracias a la introducción de la imprenta por el señor José Rafael Estrada Arencibia en 1911, es que moderniza la impresión mediante el linotipo. En estas dos primeras décadas los periódicos palmeros estaban respondiendo a los ideales patrióticos que todavía sustentaban los miembros del Consistorio  y la Alcaldía local, que en su gran mayoría procedían del mambisado, los cuales estaban impregnados fuertemente por un independentismo, que aunque frustrado, ahora se tornaba defensor de los valores nacionales, desde la divulgación de la cultura, las tradiciones y el ánimo renovador que pretendía borrar todas las huellas del colonialismo español.

A partir de la tercera década de este siglo comienza a dibujarse una segunda etapa de la prensa palmera, entre 1919 y 1923 se publican ocho nuevos rotativos destacándose El Pensamiento 1923 -1953. En el año 1927 surgieron La Tribuna, El Derecho y El Heraldo, este último también tuvo una larga existencia. Entre los años 1930-1932, producto al torbellino social que tiene lugar en esos momentos al liberarse las fuerzas políticas opuestas al gobierno de Gerardo Machado, a los Partidos Políticos de la oligarquía y al dominio del imperialismo norteamericano en el país, se suceden unos tras otros, más de once publicaciones de corte político, para denunciar valientemente el orden imperante: se destacaron, La Orientación, que  sobrevivió hasta 1960, La Defensa de Amador Ramírez Sigas, y El Surco, clausurado por los órganos represivos del régimen machadista, estos  tres fueron los más dignos representante de este grupo.

Al entronizarse en el poder con la caída del gobierno de Machado,  y al ser sofocada la ola revolucionaria, las nuevas fuerzas políticas de la burguesía nacional reformista tienen la imperiosa necesidad de lograr el reconocimiento de todas las capas sociales, lo que se propusieron mediante la creación de la radio local y de nuevas publicaciones periodísticas entre ellas se destacan: La Palma de Soriano, inicia sus tiradas en 1937, periódico que con nombre pretendía darle a la prensa un mayor sentido de pertenencia hacia las tradiciones locales y el último de la época republicana fue el semanario Vibración de 1955. Fueron varios los periódicos de esta tercera etapa que denunciaron los crímenes cometidos.

Como una cuarta etapa, muy breve, podría considerarse la representada por el periódico insurreccional Sierra Maestra de 1958 y el Patria, publicado entre 1959-60, el primero, en sus páginas mimeografiadas se publicaron los principales acontecimientos de la lucha insurreccional en la Sierra Maestra y en el llano, el segundo difundía la obra revolucionaria de la naciente Revolución Cubana. El último de los periódicos publicado el Palma se denominó precisamente así Palma, órgano informativo del Regional Palma, circuló solo dos años - 1974-1975-, en el mismo se daba a conocer la vida económica, política y social alcanzada por los organismos del gobierno revolucionario en la región Palma-San Luis-Contramaestre.

 

Las más de 33 publicaciones periodísticas que circularon en el antiguo término municipal de Palma Soriano entre 1890-1960 se caracterizaron por ser:

  • Órganos de promoción social y comercial.

 

Parece ser que el incremento de las inversiones nacionales y extranjeras ejecutadas en el territorio aseguraron una estabilidad económico local que posibilitaron la retención de la población autóctona e inmigrantes, experimentando un continuo y sostenido ritmo de crecimiento, en 1899, 12 305 habitantes, 20 años después había aumentado a 49 531 personas y en 1953 ya era de 98 545 pobladores.

 

La llegada del ferrocarril, la electricidad, el moderno central Palma, las torresfactoras de café, las infraestructuras de grandes almacenes al por mayor, la amplia red de servicios gastronómicos y de comercios minoristas y la coexistencia de numerosos chinchales, talleres y pequeñas industrias sostuvieron una sociedad de terratenientes, medianos y pequeños burgueses que hacían vida social en la famosa Unión Club, en el antiguo Centro de Instrucción y Recreo “Plácido”, La Sociedad Alba, Club Deportivo, Unión  Gallega (Colonia Española), es obvio que este auge y poder necesitaba manifestarse y promocionarse.

En la prensa citadina se cronicaban los hechos más relevantes: bodas, cumpleaños de las señoritas pudientes, comilonas, fiestas sociales, etc.; pero sobre todo se promocionaban los más disímiles negocios como los que ejemplificamos:

 

                             Dra. Josefa Cosme G.

                                       Dentista

                             Especialista en cajas y puentes

                                  Trabajos garantizados

                             Máximo Gómez y Crombet

                                       Teléfono22

 

 

                             Use calzado cubano.

                                  Fabricado por                           

                                “La Reformista”

                              Palma Soriano, Cuba

 

 

                               Funeraria La Modernista

                                  De Ángel Peralta

                              Rius Rivera y Estrada Palma

                                    Teléfono no. 29

 

Servicio al alcance de todas las fortunas.

Gran surtido de sarcófagos de doble fondo y de metal, especiales para el traslado de cadáveres de un lugar a otro. Rapidez en los servicios. Carrozas de primera, segunda y tercera clase.

             

  • Difusores y Promotores de la Cultura

 

Numerosos periódicos con frecuencia promocionaban las actividades culturales más importantes que tenían lugar en la localidad como:

 

Programa del concierto que realizará La Banda Municipal mañana domingo 26 de agosto de 1928 de 8 a 10pm en el Parque Martí.

 Paso doble, Eva Cahmbers

Obertura Baymond, Thomas

Selección La Africana Olker

Tanda de Vals, Sonrisa de

Abril Depre

Danzón Galán Galán Valdés

Himno Nacional “Figueredo”

         Lorenzo Iñiguez Belet

          Director de la Banda

 

Murmurios del Cauto, revista semanal de 1904 dedicó varias de sus páginas a la difusión cultural, literatura nacional y del patio, la poesía,  y el cuento tuvieron preferencias muy marcadas en cada número.

Otros periódicos como el Regeneración trataban el tema cultural y el histórico, pero el que más fama adquirió en este sentido fue La Defensa de  Amador Ramírez Sigas, abogado palmero que se destacó por el tratamiento a la historia localista.

 

  • Instrumento de la política y la ideología o en defensa de los valores y la identidad nacional.

 

La mayoría de estos rotativos estuvieron como es perceptible al servicio de la burguesía y del conciliábulo gobernante, la adulonería y el servilismo fueron su estilo dominante, pobre retórica que se refleja en el artículo del día 17 de febrero de 1944 aparecido en La Voz del Cauto.

 

           Estará unos minutos en Palma el Memorable Señor Presidente de la República… y más abajo decía:

            Debe organizarse una gran manifestación para ratificar nuestras jutas demandas.

 ¡Un Hospital, General Batista!

  En su marcha para la capital de la provincia hará una rápida parada en la estación de ferrocarril…

 … Debemos aprovechar esa oportunidad, para en manifestación cívica y responsable darle la bienvenida más cordial…

 

Y termina la convocatoria así:

     ¡Agua, Hospital, para Palma

      Presidente Batista!

 

Lo anterior es un elocuente testimonio del papel jugado por estas publicaciones. Numerosos periódicos de oposición en sus páginas asumieron posiciones  en contra la situación imperante en el país, la provincia y el municipio, defendieron las causas justas, denunciaron las arbitrariedades de los regímenes, la corrupción y la descomposición social de aquella época anterior a 1959. Hubo crónicas políticas de oposición muy próximas a la izquierda revolucionaria, en El Heraldo, La Tribuna, La  Defensa y El Surco; este último clausurado por haber publicado en enero de 1931 una nota conmemorativa de la muerte de Julio Antonio Mella.

 

Muchos periódicos se libraban de la responsabilidad y comprometimiento con notas que decían: “Todo artículo firmado representa el criterio de su autor y no así del periódico”, por tal razón muchos autores que utilizaban la crítica social o política se vieron  obligados a firmar sus trabajos mediante seudónimos como fueron: El Chino Longino, Diógenes, Guillermo de Aquitania, Aristóteles, Adrián, entre otros. Es comprensible que este recurso pretendía evadir la censura y la represión oficial y policial de la época.

En las primeras planas de los ya mencionados órganos de prensa, con frecuencia, sus editoriales denunciaban la orientación política de las mismas, dan fe de esto las que se exponen a continuación:

 

Editorial

“Problemas de nuestra juventud”

Tal vez estamos exigiéndole demasiado a nuestra juventud que no tiene recreación sana, ni suficientes instituciones educacionales…

Esa es nuestra juventud. Víctima de los vicios, influenciada por las lecciones de pillajes, bandolerismo, inmoralidad y baraúnda de egoísmo y ambiciones de muchos de arriba, burla y chantaje de líderes políticos…

Nuestra juventud necesita centros de recreación, campos de deportes, gimnasios, lugares donde cultiven su cuerpo; necesitan de centros sociales donde cultiven su corazón en obras de beneficio para la comunidad…, necesita más centros educacionales para todos; necesita más centros educacionales para el cultivo de la apreciación artística, la investigación científica…

Eso es lo que necesita nuestra juventud. Eso lo saben todos; los que gobiernan y los gobernados; los que nada aspiran y los que desean mejores días para Cuba. Todos lo saben, ¿Y qué se hace? ¿Qué tú puedes hacer?

Una lágrima por esta juventud. ¿Cuántas lágrimas se derraman por ella…,… cuánto amargor y pesar al ver como se pierde en las mesas de los cafés persiguiendo a la fantasía de las drogas, poniendo fe en el juego y despreciando el trabajo…

Pero una lágrima no basta. Algo hay que hacer antes que sea demasiado tarde…Este es el momento. Esta es la hora. Si los que gobiernan y los gobernados no tienen interés, algo puede hacer la comunidad…

Si no la juventud tendrá que realizar su doble tarea. No se puede esperar más. (3)

 

Artículo

“Espinas de un natalicio”

 

Otro 28 de enero. Otra conmemoración del guía de América. Otro año más al pie de un día escrito con fuego y con flores. Otro año para que las espinas de este 28 de enero penetren en las carnes insensibles y en los oídos sordos.

Y como cada 28 de enero pensaremos en Martí. Veremos su foto en los periódicos, en las revistas. Algunos discursos, algunos versos emocionales, algunas promesas y algunas afirmaciones. (4)

 

 

La Tribuna

Palma Soriano. Octubre 31 de 1951 Año 3 No.25

Artículo: En torno a los maestros

 

Una vez más ha sacudido la fibra sentimental de la República la injusticia cometida con el más importante de los sectores nacionales: el de los maestros.

Ha sido necesario que valiente y cívicamente se haya puesto en pie de guerra, en reto amenazador, yendo derecho al vergonzoso  medio de la huelga de hambre.

El gobierno solicitó un plazo de siete días para considerar lo que hace tiempo debía estar considerado, y se ha leído el mensaje presidencial el la cámara solicitando el necesario aumento.

 

 

 

 

3.- Deulofeu Pérez, Samuel: Problemas de nuestra juventud, en El Heraldo. Palma Soriano, 5 de febrero, 1938, p.1

4.----------------------------------: Espinas de un natalicio, en El Heraldo. Palma Soriano, 28 de Enero, 1937, p.3 

Mientras llega la grata noticia de su aprobación, mientras los maestros mantienen su amenaza, con justísimo derecho. A cada momento piden aumento los trabajadores ¿Y estos dignos trabajadores de las letras no han de obtenerlo también?

Por nuestra parte ponemos nuestra publicación a disposición de esta respetable profesión ya que  es nuestro lema combatir toda clase de injusticias y esta es el como de ellas.

 

La Voz del Cauto

Agosto 8 de 1953 No-14

Después del Asalto al Moncada (Foto Mayor General Fulgencio Batista y debajo dice)

 

Honorable señor Presidente de La República de Cuba que visitó a Oriente el pasado domingo, y sobre el mismo terreno de los hechos tristes del 26, impuso la cruz de honor al regimiento Maceo, No1, pronunciando un discurso enérgico y orientador a la vez en cuyo contenido evidenció la presencia y la esencia revolucionaria del 10 de marzo como movimiento salvador y renovador de la patria agitada por la asonada del domingo de Santa Ana.

 

 

 

(Foto: Oscar Alberto Ortega)

Joven de 25 años de edad que resultó ser uno de los caídos en los trágicos sucesos ocurridos en el cuartel Moncada, de Santiago de Cuba, el día 26 de Julio próximo pasado.

 

Este joven palmero, fue miembro de estimada familia de esta ciudad.

 

 

Regeneración

En sus páginas denunciaba el sábado 17 de enero de 1931:

Clausurado el semanario “Surcos”

Fue detenido por algunas horas su director, Abelardo Ramos Antúnez.

En la noche del martes 13 de las actuales el Supervisor Militar de esta ciudad mediante orden recibida del Supervisor Militar de Oriente, Comandante Arsenio Ortiz, notificó al señor Abelardo Ramos Antúnez la clausura dictada contra el semanario “Surcos”, por haber publicado un artículo conmemorativo de la muerte del nunca bien llorado líder estudiantil Julio Antonio Mella, asesinado en ciudad de México.

Antes de esta notificación fue detenido el señor Ramos Antúnez, acusado ante los tribunales de justicia, siendo puesto en libertad horas después.

Lamentamos muy de veraz la clausura del simpático “Surcos”, que siempre se distinguió por su campaña en defensa de la libertad, esperamos que transcurridos estos días de anormalidad vuelva a surgir a luz pública.

 

La Defensa

Dto. Amador Ramírez Sigas

Editorial del 15 de Mayo de 1931

¿Revolución o intervención?

 

La situación política ha llegado a colocarse en un plano tal, que no le queda más que dos recursos: o la revolución armada o la intervención odiosa de los yanquis.

Otro de los párrafos de dicho editorial decía así:

En Cuba no cabe más que una revolución de ideales; la renovación completa de nuestro régimen gubernamental…

Si la revolución no lleva como finalidad más que la conquista de posiciones y no de ideales, ¿qué puede esperarse entonces de nuestra mentalidad?

 

Ecos de la fraternidad.

Periódico de la Masonería en Palma

Dto. Dr. Samuel Deulofeu Pérez

Editorial, noviembre de 1954

 

Fraternidad

“La masonería fue en el pasado, tropa de combate contra las tiranías, sitio de conspiración por las libertades políticas, religiosas y sociales. Fue la masonería lugar donde los hombres aprendían el significado de la Igualdad, Libertad y la Fraternidad y lo practicaban.

Usaron como libro sagrado La Biblia. No fueron sectarios de ninguna institución religiosa, todas las respetaron; sus batallas fueron siempre por la libertad, por la igualdad entre todos los hombres y por la fraternidad”

 

 

 Este  trabajo toca a su fin no sin antes haber llegado a dos conclusiones básicas:

 

-       la prensa palmera inspirada en el principio de la libre empresa y la libertad de expresión pregonada por la burguesía fue diversa, partidista y funcionó como canal propagandístico de la burguesía local.

-       no fue ajena a la puja entre los partidos políticos oficialistas y de oposición, numerosos periódicos se pronunciaron a favor de hacer prevalecer lo nacional frente a lo foráneo, los valores patrios y la identidad nacional y local.

 

Continuar tras las huellas de la prensa palmera será quizás nuestra dedicación futura pues el tema lo exige, muy lejos estamos de  haberlo agotado.  Por qué entonces no seguir haciendo historia a través de la prensa y nos planteamos el reto de que con pocos recursos hacer una prensa local, revolucionaria, en función del pueblo palmero. (Por: Milagros González Copa). 

 

Anexo: Relación de periódicos en orden cronológico

                                                                                                    

Periódico                                    Año                            Editorial

- El Machete                              1895                           Reginfo  ( ? ) 

- La Tijera                                  1899                           Rafael Borgellá R.

- El Eco de Palma                     1902                           Manuel Pérez Silva

- La Constancia                         1903                          José R. Estrada A.

- Murmurios del Cauto               1904                          Manuel Pérez

- El Moderado                            1905                          José Fiol Rizo

- El Cubano libre                        1905                          Rafael Borgellá R.

- Todo en broma                        1906                          Manuel Pérez

- La Verdad                                1908                          Alberto Barballo

- La Voz de Palma                     1910-12                     Graciliano Montero

- La Idea                                    1910-12                     Luis Miguel Valls

- Revista hojas y flores              1918                          Armando Barrero

- El Renacimiento                      1919                          Valero Fernández

- La Razón                                 1919                          Féliz Domínguez

- La Vanguardia                         1919                          Eleuterio Durán

- El Heraldo de Palma               1920                          José Aguerrazabal

- Libertad                                   1920                          Amilcar B Roldán,

- Regeneración                          1921                         Francisco Gutiérrez

- El Pensamiento                       1923-53                    Amparo Martínez.

- El Derecho                              1927                         Manuel Penabaz.

- La Tribuna                               1927                         Luis Salina

- El Heraldo                               1927                         Adrián Gutiérrez

- Avance                                    1930                         Elizardo Díaz

- Surcos                                     1930                         Abelardo Ramos

- Horizontes                               1931                        José Blanco

- El Político                                1931                        Julio I Alfonso

- Renovación                             1931                        Luis Bello G

- El Triunfo                                 1931                        Francisco García

- La Defensa                              1931-33                  Amador Ramírez

- El Liberal histórico                   1932                       Benigno Ruiz Arias

- Orientación                              1932-60                  Benigno Ruiz Palau

- Sierra Maestra                         1958

- Patria                                       1960                       Samuel Deulofeu

- Palma                                      1974-75                  DOR regional

 

Nota: se desconoce los apellidos el editor del primer periódico El Machete