Vilma: Primavera en flor que dio luz la vida

Vilma Espin

Palma Soriano.- Nacida y criada en el seno de una familia santiaguera acaudalada, nunca, al decir de sus amigos cercanos, le acompañaron a Vilma Espín ni el lujo, ni las banalidades.

Aquella joven reflexiva y serena que hoy deviene en una jugosa figura de la historia de la Revolución Cubana, amoldó sus principios y valores humanos al apego de una conducta que sus padres le inculcaron.
Junto a sus compañeros de estudios en la Universidad de Oriente, luego al lado de Frank País; Haydee Santamaría Cuadrado; Raúl, su compañero en la vida y las luchas; Fidel y otros de especial estatura, contribuyó Vilma a la forja de una nueva sociedad.
Fue Vilma la alquimia española, afrancesada y cubana que encarnó con energía e inteligencia siglos de discriminación de la mujer. De enfrentar con firmeza prejuicios e incomprensiones. Promotora de muchos proyectos sociales y científicos.
Femenina y cauta como las rosas que conoció en la Sierra Maestra; exigente y flexible como el tronco de un roble blanco; creció Vilma asistida por la sensibilidad hacia la música y la danza, y por dos grandes fuerzas que sostuvieron y animaron su inapagable y hermosa vidas: el amor y la ética.

http://bit.ly/1aFEiLD