Memoria perdida en el tiempo: Casa del Marqués de Yarayabo

Memoria perdida en el tiempo, la casa del Marqués de Yarayabo de Palma Soriano

Palma Soriano.- A varios kilómetros de la carretera central de este territorio del oriente cubano que conduce a Santiago de Cuba, a un lateral existe un camino que lleva al viajero al poblado de Yarayabo.

Allí entre la historia de la economía, cultura, religión y naturaleza todavía quedan los vestigios arquitectónicos de la denominada Casa del Marqués de Yarayabo.

Manuel Oliva Sirgo, Máster en Ciencias e historiador de Palma Soriano acerca a esta radio una narración sin par, vinculada a la historia local nuestra. “Esta vivienda que hoy se encuentra muy deteriorada es una de las más antiguas aquí. Sus tierras fueron mecenadas y convertidas en haciendas, por tanto inició como hacienda ganadera, en forma de corral, se le llamó así por su extensión y fue la familia Albear, la que en el año 1710 adquirieron un primer trapiche para la producción azucarera. Por qué sucedió esto?. Las tierras mecenadas que fueron, en un principio entregadas por el cabildo Santiago de Cuba, los hacendados no estuvieron de acuerdo a distribuirlas o fragmentarlas a favor de los caficultores o productores de tabaco, ni para otra actividad pero producto a las quejas de la audiencia de Santo Domingo, en el año 1574, fue enviado a Cuba un oidor llamado Leoncio de Cáseres que fue el primero en crear un instrumento legal de la agricultura en nuestra isla para autorizar que dentro de las grandes haciendas se podía mecenar o segregar porciones de tierras para otros fines, lo que trajo como consecuencia que dentro del corral de Yarayabo se segrega una porción importante de tierra para crear el trapiche llamado, primeramente, Yarayabo, que más tarde se le llamó trapiche de la Candelaria de Yarayabo”.

Por consiguiente, varios fueron los propietarios de dicha Casa durante el siglo XIX, la que comenzó a tomar su forma a principios de este período por la nueva y acaudalada dueña, María de las Cuevas.

Hacemos un viaje en el tiempo, y el historiador de Palma Soriano, Oliva Sirgo complementa otros datos sobre el valor de la historia de esta Casa olvidada, aquí: “Esta nueva propietaria es la que construye un tejal, en 1780, además del trapiche que existía, ese tejal fue dedicado a la construcción d tejas criollas, ladrillos, y otros recursos que se emplearon en el levantamiento de la casa, los materiales que se emplearon fueron de carácter bernáculos. La casa presenta una construcción criolla en aras de adaptarla a la lluvia, el clima, el cambio de temperatura. María de las Cuevas también construyó el campanario, en la parte superior de la casa, porque la presencia del trapiche estaba basado en la explotación de la fuerza existentes de la época como los esclavos, alrededor de 300, tanto en la plantación cañera como la industria; las campanas llamaban a los esclavos en horas tempranas; en la parte inferior estuvo el oratorio dedicado a la Virgen de la Candelaria, por eso, posteriormente, Yarayabo se llamó Candelaria de Yarayabo”, prosiguió el historiador de Palma Soriano, Manuel Oliva Sirgo.

Entre los inigualables pasajes entorno al surgimiento y evolución de la Casa del marqués de Yarayabo destaca allí el levantamiento de un ingenio que contribuyó en la época a hacer próspera la zona. Oliva Sirgo apunta:

“En ese ingenio, por vez primera, se comenzó a rendir culto a la Virgen del Rosario, las personas acaudalada y de alto abolengo de esa zona eran muy cultas y creyentes, hicieron donativos y entre las cosas que donan es el cuadro que hoy se exhibe en la Iglesia Católica de Palma Soriano. Ese cuadro se dice que perteneció al pintor Murillo. Cuando se inaugura la Iglesia, los Marqueses de Yarayabo son los que traen a la institución religiosa a más de un centenar de esclavos para ser bautizados ahí y ello da la idea del poder que estos tenía porque habían sido gobernadores de Santiago de Cuba y capitanes pedáneos de Palma Soriano”.

La imagen de archivo que precede este trabajo pertenece, aproximadamente, a los años 2007 ó 2008. Dolorosamente, el paso del huracán Sandy por este territorio del oriente cubano, en el 2012, la Casa del Marqués de Yarayabo, quedó más destruida.