Estudiar, una dicha y compromiso de los más jóvenes

dia-estudiante-PS

Palma Soriano. - Estudiar es, sin duda, una dicha. El talento de aprender reflexivamente es una capacidad solamente dada a los humanos. Ser estudiante puede tener muchos significados y connotaciones, no solo para el que hace vida en alguna institución educativa, sino para aquellos que hacen de la propia vida una eterna fuente de aprendizaje.

Si es así todos somos aprendices y la jornada también pudiera ser un día para celebrar junto a los bisoños estudiantes de los centros educativos. Es el día en que se recuerda la valentía de los de antaño, quienes, a pesar de su juventud, pelearon contra un gran gigante llamado fascismo.

Hoy festejan muchos y otros recuerdan sus etapas de los preuniversitarios y de las casas de altos estudios. Pero estudiar nunca debe ser un acto de puro hábito, sino que, al menos los estudiantes cubanos, deben reconocer la significación para los tiempos actuales.

Cuando en el mundo ocurren diariamente marchas por la educación, cuando se aplacan esas marchas a bala de caucho y agua a presión; en el mejor de los casos los cubanos tienen que dejar una impronta para su tierra y el mundo. Quizás todavía en materia educativa haya mucho que resolver, incluso cuando tanto se ha hecho para que el acto de estudiar en Cuba sea totalmente gratuito, y, por tanto, debe aprovecharse.

Recuerdo que los profesores de mi universidad nos contaban, luego de estancias de investigación en colegios extranjeros, que aún existen métodos escolásticos, el conductismo educativo, y la comunicación direccional entre maestros y alumnos; y, por tanto, un estudiante cubano muestra índices superiores. Pero estudiar nunca debe convertirse en un acto de subutilizar el conocimiento. Las herramientas adquiridas no deben esconderse en el fondo del cerebro, aunque no siempre las condiciones laborales permitan utilizarlas al máximo.

Estudiante, disfruta tu día, pero no olvides que de tu pensamiento depende el futuro de este pueblo.